Salida Mensual de Febrero

on .

Este Domingo 13 de Febrero nos embarcamos (nunca mejor dicho por la cantidad de agua) en nuestra ruta mensual. En esta ocasión nuestras monturas nos llevarían hasta el Castillo de Pambre, un hermoso Castillo Fortaleza situado en las proximidades del Camino de Santiago y del rio Pambre, en Palas de Rei (Lugo-Galicia). Es uno de los pocos castillos y fortalezas militares que quedaron en pie tras la revuelta Irmandiña de 1467, por lo cual es todo un simbolo.

Pambre - ® zuku

Noticia patrocinada por
{dybanners}21,1{/dybanners}


El día prometía lluvía (y lo cumplió) pero, sin desanimarnos en absoluto, casi una veintena de motos repostaba combustible a las 10:04 de la mañana en la Galp de Perillo. Desde ahí salimos camino a Melide y, tras atravesar una constante cortina de agua, conseguimos llegar a buen puerto.

Galp

 

Allí nos desenfudamos y colocamos nuestros guantes a secar en una maravillosa mini-lareira que el personal de "Bodegas CURROS" puso a nuestra entera disposición (los podéis encontrar en Rda. Pontevedra, 18 - Melide).

 

Melide

 

Tras reponer fuerzas (y calor corporal) con unos tazones de leche y café (y alguna que otra ración "perdida" de pulpo y jamón serrano) reemprendimos la marcha hacia el Castillo de Pambre.

Tras abandonar la carretera principal y adentrarnos en corredoiras llenas de gravilla suelta, nos encontramos en una curva un coche totalmente hundido en un socabón del arcén. Allí paramos nuestras motos y, con la ayuda de todo el grupo, sacamos el coche sano y salvo. Una vez terminada la buena acción del día, seguimos hasta llegar al castillo.

La visita fue breve pero intensa: parada en los "lavabos" del acantilado, negociaciones con la encargada de la admisión para que admitiese al perro de Pepino, gestiones de confraternización por parte de Fayca con el perro guardián (afortunadamente encerrado en un cobertizo, el perro quiero decir) y la realización de las obligadas fotos de grupo.

 

Pambre

 

Terminada la visita cultural, y sin perder más tiempo que ya eran las dos, nos encaminamos al lugar donde llenarían nuestros estómagos: Casa Brandariz en Dombodán (Arzúa). Allí llegamos con casi tanto frío como a Melide (eso sí, un poco más secos) y no tardamos ni diez minutos en sentarnos a la mesa. En ella nos colocaron fabada, arroz caldoso, capón, ternera estofada, filloas rellenas de crema, orejas, café de pota y variado de chupitos. Todo esto regado con agua, refrescos, vino Mencía y jarras de cerveza. Ni que decir tiene que todo estaba para chuparse los dedos (de hecho lo hicimos literalmente).

 

Brandariz

 

Repuestos de nuestra hambre, sed y frío, y ya con la tarde entrada, emprendimos regreso a nuestras casas (aunque los más atrevidos remataron la jornada, como ya es tradición, tomando el último café en Betanzos).

Desde MTC agradecer a todos los asistentes a esta jornada que a pesar del frío y de la lluvia no faltaron a la cita; y que, con su calor humano, convirtieron una jornada motera en una mini-aventura. Gracias a tod@s y hasta la próxima ruta.